Alsa y su deficiente experiencia de usuario

Alsa y su deficiente servicio

Yo uso Alsa a menudo, de hecho soy socio de su club Bus Plus. Pero no estoy contento con su servicio. Creo que es bastante mejorable. Como vasco que trabaja en Madrid, me traslado habitualmente ­­entre Bilbao y Madrid y me “trago” un número elevado de viajes de 4 horas y 45 minutos en travesía con el servicio Alsa Normal (31, 31 euros) y algunos, más caros en Premium.

Mi altura está por encima de la media (1,93 cm) y asumo que no voy a estar precisamente cómodo en los asientos de un bus de línea normal. Pero me molesta que algunos autobuses que comercializa Alsa no cumplen un mínimo de confortabilidad tampoco para el pasajero medio,  de manera que si mides 1,70 cm tampoco vas cómodo. Así que una persona se ve obligada en algunas situaciones a escoger entre dejarse una pasta en un viaje (50 euros en Premium, más o menos) o intentar sobrevivir a un viaje que se hace interminable, con una parada casi inevitable en Lerma en la mayoría de los trayectos que se realizan. Parada que es de 30/35 minutos en muchos casos.

Para evitar la peor de las incomodidades, tengo localizado que los asientos situados cerca de la puerta trasera son un poco más holgados en cuento a distancia entre asiento y asiento. Pero gracias a la deficiente información sobre los buses que transitan la línea, puedes encontrarte que has elegido los asientos correcto para el bus de la marca Alsa, pero no del bus real que Alsa te ha asignado para esa hora. De hecho, ayer me pasó que elegí un asiento de la parte trasera (última fila) y cuando subí al autobús, ¡sorpresa! Existe una fila más de asientos al final del autobús.

Para colmo, el horario de destino no coincide con el acordado al reservar el viaje y llego 45 minutos más tarde.

Luego se cabrearán de Blablacarse lo están poniendo en dulce.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *