Cómo no tener éxito con un negocio como los hoverboards (Microsegways)

Cómo no tener éxito con un negocio como los hoverboards

En este post quiero hablar de mi experiencia con los hoverboards (monopatines eléctricos autobalanceables) y lo que ha sido un embrión de negocio que he intentado lanzar y que por diversos motivos no ha funcionado.

Pues bien, todo comenzó tras ver que el youtuber Casey Neistat en un vídeo de su canal compraba uno de estos aparatos y lo recomendaba porque le había encantado. Me llamó mucho la atención ya que era un producto desconocido, totalmente diferente a otros artículos de transporte y ocio. No había una marca que se identificara con el aparato (como Chupa Chups o Donuts), había muchos proveedores en China que ofrecian el producto bajo marca blanca y en EEUU había una demanda creciente ya que varios famosos como Justin Bieber habían salido jugando con este tipo de aparatos en fotos en sus perfiles en redes sociales, principalmente en Instagram.

El negocio, microsegway.com

Se me ocurrió que sería una gran idea dar a conocer el producto. Tenía claro que por lo menos quería probarlo, ver si realmente era robusto y fiable y si en persona, este tipo de artículo me daba confianza y me divertía.

Importé mi primer microsegway (nombre que cree para identificarlo) desde China y tras dos semanas me llegó. Y fue como esperaba. Cuando lo llevé a la agencia donde trabajo, TMP Worldwide, todos mis compañeros quería probarlo. Era visible que el producto tenía su atractivo.

Tras probarlo y aprender a utilizarlo, cosa que hice de manera rápida ya que es bastante intuitivo, decidí crear la web microsegway.com, para intentar ver qué tipo de demanda existía en España y resto del mundo y ver si era viable iniciar un ecommerce dedicado a este tipo de productos.

La web, un futuro ecommerce y los problemas con el precio y China.

Empecé con la web y gracias a un dominio que facilitaba la identificación con el producto, el tráfico web poco a poco empezó a crecer sin apenas esfuerzos. Se subía contenido de vez en cuando (el tiempo es limitado cuando se trabaja y se intenta compaginar con este tipo de proyectos personales) que hacía eco de cómo muchas personas famosas estaban encantadas con el hoverboard, y con el perfil de instagram microsegway, se percibía que poco a poco crecía una demanda hacia el producto.

Antes de empezar el proyecto de ecommerce, me planteé los siguientes retos a sortear:

  • El tiempo de envío  desde China.
  • El precio a negociar por los primeros pedidos.
  • Garantía aportada por el proveedor sobre el producto.
  • Fiabilidad a largo plazo de importantes componentes del hoverboard como la batería.
  • El precio medio que estaban dispuestos a pagar el público en España.

Fin de parte 1 de este post. Continuaré en próximos días…

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *