Facebook y su nuevo modelo publicitario para las marcas

Facebook y su modelo publicitario

En los años 80, el norte de España vivió una fuerte reconversión hacia el sector servicios, desmantelándose la fuerte presencia de la industria siderúrgica. Ahora estamos en 2014, Facebook ha realizado un enésimo cambio sobre el alcance de las publicaciones en cuanto a la tipología y redirección de contenido con el que un perfil se dirige a su comunidad. Un nuevo cambio, que esconde o da ideas sobre cómo Facebook quiere reconvertir su modelo de atención para marcas y empresa y cómo monetizar de forma más agresiva la iteracción entre marca y usuario.

Un nuevo modelo publicitario digital que Facebook poco a poco va dibujando, limitando el alcance orgánico de las publicaciones de los perfiles. Esto perjudica a las marcas que poseen una página de empresa y realizan una labor activa de comunicación digital. Si se reduce el alcance organico, obligas paulatinamente a que las empresas dediquen más dinero a publicaciones promocionadas para acercarse a su público social objetivo.

Medidas polémicas pero que favorecen ,”en cierta forma” al usuario. Muchas marcas se han apuntado al “modelo de gratis” de Facebook. Spamean a sus comunidades con mensajes publicitarios en sus publicaciones en muchos casos, otras aportan creatividad e intentan crear interés sobre su marca. Unas lo hacen mal, otras bien. Pero independientemente de ello, se aumenta paulatinamente el número de publicaciones corporativas que un usuario recibe en su newsfeed o timeline. Es decir, como usuarios estamos “sufriendo en Facebook” la sobre aparición de muchas publicaciones sobre marcas en un timeline, disminuyendo además la interacción con los usuarios. Y esto a Facebook no le gusta. Ya no. Quiere sacar dinero y evitar la huida de usuarios, que están dejando de ver atractiva a la red social.

Un deficit de interacción entre usuarios provoca el desusuo y abandono de la red social

La solución de Facebook: más pasta para ellos

Se quitan dos pájaros de un tiro: reducen el número de publicaciones a las que un usuario va a recibir y provocan que las marcas tengan que invertir más dinero para llegar sus públicos. Evidentemente, en el momento que las marcas se pongan las “pilas” y gasten dinero, el usuario será más “spameado”. Pero Facebook será una empresa más rica.

Foto: tiendanube

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *